9.6.09

Artillería pesada: Terminator Salvation

CRÍTICA

Hace ya 25 años que el cineasta estadounidense James Cameron -Terminator, Titanic, Alien- regaló a Arnold Schwarzenegger el primer papel convincente de su carrera en lo que era un perfecto puente entre ese espíritu de serie B que ya había conquistado Hollywood y las líneas futuras del cine espectáculo.

La distancia que separa Terminator (1984) de este Terminator salvation que revitaliza aparatosamente la franquicia permite explicar, entre otras cosas, la incesante evolución en las formas de la truquería visual -del artesanado mecánico al hiperrealismo de síntesis, pasando por la fluidez digital- y, también, la preocupante infección de grandilocuencia que ha despojado al género de espíritu lúdico.

Crítica “Terminator Salvation”

Ayer se estreno en nuestros cines uno de los blockbuster más esperados del año “Terminator Salvation”, una nueva entrega de la exitosa franquicia que comenzara en 1984 el director James Cameron y que lleva recaudados desde su estreno en USA, 90 millones de dólares. En anteriores entregas contaba una inteligencia artificial llamada Skynet toma el control e toda la red global y sabiendo que los humanos intentaran defenderse, decide atacar lanzado misiles nucleares a gran escala, arrasándolo todo, y a los pocos supervivientes que quedan son perseguidos por máquinas de guerra llamadas Terminator, los pocos supervivientes que resisten a las máquinas son liderados por John Connor. Skynet sabiendo de la importancia que tiene el líder de la resistencia, envía al pasado en distintos intentos, terminators con apariencia humana (uno de ellos Arnold Schwarzenegger) con el fin de eliminar a Connor, pero la resistencia enterada de los planes de Skynet también envían a alguien para proteger a su futuro líder y envían un mensaje al pasado “el futuro no está escrito” con el fin de epoder evitar el trágico futuro que les espera. Pero si hay algo que hemos podido aprender de otras películas de viajes en el tiempo es que el futuro no se puede cambiar.
Publicar un comentario