4.9.09

Viggo Mortensen mostró el fin del mundo en Venecia - lanacion.com

"El actor -que está por primera vez en el festival - presentó su film The Road, basado en la novela de Cormac McCarthy; el director Solondz mostró su última producción"

VENECIA.- En su primera visita al Festival de Venecia, el actor Viggo Mortensen trajo hasta la ciudad de los canales el desolador fin del mundo que Cormac McCarthy imagina en The Road - ganadora de un premio Pulitzer en 2007- una novela convertida en película por el australiano John Hillcoat.

El futuro apocalíptico, dominado por bandas de caníbales hambrientos, descrito en el film impactaron en la segunda jornada del festival de Venecia.

Con un extraordinario Mortensen y la eficaz Charlize Theron como protagonistas, la película entra en la categoría casi del horror, por sus escenas crudas, el clima deprimente y apesadumbrado, logrado a través de una fotografía gris y muy realista.

El viaje desesperado hacia lo desconocido de un padre (Mortensen) con su hijo de once años (Smith-McPhee) a través de las heladas llanuras salvajes de los Estados Unidos, país destruído por un misterioso cataclismo, plagado de puentes derruidos, automóviles corroídos y edificios destruidos, en busca de un soñado "Sur", representa la esperanza en un futuro, aún en un mundo que carece de él.

CRÍTICA: 66ª Mostra de Venecia

Notable adaptación de 'La carretera'

CARLOS BOYERO
Descubrí tarde la maravillosa escritura de Cormac McCarthy. No había leído críticas sobre él, no tenía referencias, tampoco la curiosidad o el azar me habían impulsado a comprar sus libros. Alguien a quien guardaré eterno agradecimiento remedió mi intolerable laguna al regalarme Meridiano de sangre. Me fascinó esa novela. La había parido un escritor con voz propia, un narrador fuera de lo común, tan duro como hipnótico, a la altura en la literatura norteamericana de Faulkner, Fitzgerald, Salinger y Bellow, uno de los auténticamente grandes. Lo último que se ha publicado de McCarthy en España es La carretera, crónica terrible y emocionante de la odisea de un padre y su niño intentando sobrevivir después de un apocalipsis nuclear, caminando hacia el sur y hacia el mar huyendo de una atmósfera gélida, intentando eludir o protegerse de seres humanos que actúan como depredadores, recordando para aliviarse lo que alguna vez fue la Tierra y el esplendor en la hierba que vivieron en ella, cercados por montañas de cadáveres y de suicidas, enfrentándose a la desolación absoluta, buscando desesperadamente alimento y refugios provisionales, protegidos por una pistola que también piensan utilizar para volarse los sesos cuando no puedan soportar por más tiempo el horror ambiental, negándose a ser contaminados por el embrutecimiento moral, luchando contra un crepúsculo que parece interminable. Esa trama y el poderoso, seco y lírico lenguaje con el que está descrita te pueden dejar noqueado, contagiándote su profunda emoción.
Publicar un comentario