6.4.10

Victorianos amantes de la retrotecnología · ELPAÍS.com

Un ordenador, reconvertido con la estética steampunk.

"REPORTAJE: Estilos"

Las obras de H. G. Wells o Julio Verne inspiran el movimiento Steampunk

XAVI SANCHO - Barcelona

"Se trata de un movimiento que busca recuperar algunos valores ya perdidos y a la vez actualizarlos como si pertenecieran a otra época. Es una forma de retrofuturismo. Lo que hace es observar el futuro desde el siglo XIX con los objetos, máquinas y tecnologías de por aquel entonces. En el Steampunk, un móvil de hoy en día en vez de funcionar con circuitos eléctricos lo haría con engranajes. De todas formas, el Steampunk todavía se está conociendo a sí mismo y aún tiene mucho con lo que sorprendernos". Lord Charles es uno de los miembros más activos de la comunidad steampunk en España, un movimiento que surgió en EE UU hace un par de décadas y cuya relevancia, popularidad y proyección social ha dado un paso de gigante en los últimos tres años.
Diseñadores de moda como Nicolas Ghesquière o el recientemente desaparecido Alexander McQueen han incluido guiños al Steampunk en sus colecciones. La formulación estética del movimiento ha lucido esplendorosa en filmes como La ciudad de los niños perdidos o Sherlock Holmes, de Guy Ritchie. El romanticismo y la épica han llegado a videojuegos como Bioshock y a novelas gráficas convertidas incluso en aplicaciones para el iPhone, como la serie Steampunk tales.
A medio camino entre el romanticismo, la nostalgia, la estética victoriana y la tecnología -no sólo como medio o fin, sino también como complemento estético-, el Steampunk se entiende a través de las creaciones de H. G. Wells o Julio Verne, el escapismo de Harry Houdini y la inventiva de Nikola Tesla. De alguna manera, el movimiento es un elogio de cómo era el futuro durante un pasado que ofrece modismos éticos y estéticos mucho más satisfactorios que el tiempo actual. Los seguidores se distinguen por sus ropajes victorianos y eduardianos, su hablar cortés, sus alias que parecen sacados del listado de vacantes de la cámara de los Lores y, sobre todo, por su forma activa de interactuar con este movimiento, fabricando sus propios artilugios y ropajes.
Publicar un comentario