17.9.10

El fin del mundo... pero no el origen | Cosmos | Blogs | elmundo.es



Apocalipsis y Génesis: finales y comienzos en las creencias religiosas que estas semanas del fin de verano se convierten en temas científicos: dos asteroides que pasan cerca de la Tierra causan sorpresa (incluso pánico, como si no hubiera males aquí en el suelo y de causa humana con que preocuparnos), y el nuevo libro de Stephen Hawking, desterrando el Dios creador del Universo a los predios de la imaginación acientífica, provoca también sorpresa o indignación en muchos sectores. Sin duda, nos gustan los extremos.
La noticia de los dos asteroides cercanos a la Tierra da que hablar, porque todo el mundo se pone apocalíptico. Hasta Hollywood, cuando decidió destrozar en las pantallas el tema de un impacto cósmico, eligió titular el bodrio con Bruce Willis "Armagedón". La otra versión del mismo 1998, "Deep Impact", con un joven Frodo (digo, Elijah Wood), no mejoraba la idea. Podían haber recordado la maravillosa "Cuando los mundos chocan", de Rudolph Maté (1951), que planteaba la posibilidad de escapar al impacto de alguna manera (en un cohete, ciertamente algo improbable, aunque aquellos de la secta Heaven's Gate intentaron lo propio siguiendo los delirios de Marshall Applewhite, para pasar metempsíquicamente a lomos del cometa Hale-Bopp...
Publicar un comentario