7.9.10

La ciencia se acerca a la ficción y ya estudia cómo implantar sueños

"Muchos especialistas procuraron modelar la frontera que separa la realidad de la fantasía onírica. El cine, como sucede en la película El origen, aportó su cuota al debate. En la trama, los protagonistas tienen la capacidad de ser conscientes de estar soñando dentro del propio sueño e intentan, además, sembrar un sueño en otra persona. Si bien los acontecimientos son sólo una ficción imaginada por el director Christopher Nolan, la ciencia procura descifrar el jeroglífico que envuelve la percepción del adormecido y ya estudia la posibilidad de implantar sueños .
Una de las líderes en ese campo es la psicóloga Deirdre Barret, de la Universidad de Harvard. Ella utiliza la técnica de “incubación de sueños”, que induce a la mente para que sueñe eventos específicos que otra persona desea. El propósito es aprender a “plantar una semilla” –como sucede en El origen– para gestar un sueño vinculado a un tópico en particular y así entender los mecanismos oníricos.
Ya sea para recrearse o con la intención de disipar una preocupación, “los sueños fueron evolucionado con el ser humano, de modo que han perfeccionado sus funciones y hoy pueden ayudar al cerebro a reiniciarse y resolver problemas” indica Barret. Esa idea, presentada en la Association for Psychological Science, parte de la premisa de que el sueño es una forma de pensamiento visual y que contiene una línea argumental casi siempre ilógica.
"
Publicar un comentario