11.9.10

Paradojas de la tercera dimensión - lanacion.com

Visitors watch 3D TV at the stand of Philips at the Internationale Funkausstellung (IFA) consumer electronics fair at Messe Berlin exhibition centre in Berlin, September 3, 2010. REUTERS/Christian Charisius (GERMANY - Tags: BUSINESS SCI TECH)

En un cuento de Ray Bradbury cuyo título no recuerdo, la transmisión de teleteatros ha llegado, en un futuro posible, a tal perfección que los intérpretes se presentan, con aparente consistencia de realidad, en los domicilios de los espectadores y actúan aprovechando como escenografía la que cada casa les proporciona. Por supuesto, la experiencia se sale de madre y esas criaturas virtuales amenazan con desbordar los límites de la ficción e invadir el mundo. Poco antes de morir, sir Laurence Olivier, imposibilitado de subir a escena, apareció en un espectáculo en forma de holograma. Es hoy indiscutible que la técnica de proyección tridimensional en la pantalla cinematográfica ha llegado, tras muchos años de esfuerzos y frustraciones, para quedarse. El público le dispensa hoy a la 3D el mismo entusiasmo con que en su momento acogió el sonido, el color, el cinemascope y demás artilugios destinados a reproducir lo más fielmente posible, en un contexto dramático, lo que se entiende por realidad. No pasará mucho tiempo antes de que la televisión adopte también los procedimientos de la 3D.
Publicar un comentario