3.12.10

Antimateria Controlada :: El Arsenal / Diario Digital

In a October 24, 2005 handout image from the European Organization for Nuclear Research (CERN), two Large Hadron Collider (LHC) magnets are seen before they are connected together. The LHC simulates mini-Big Bangs allowing scientists to study theories of the dawn of time. On March 30, 2010, scientists successfully collided megapower particles at 50 per second and announced on March 31 their next test will be at 300 per second. UPI/Maximilien Brice/CERN Photo via Newscom


Joaquín Ambía
Esta semana, los científicos del CERN nos dieron una noticia que podría haber salido de algún libro de ciencia ficción. En el experimento denominado ALPHA, lograron producir y atrapar algunos átomos de anti-hidrógeno.
No es de a gratis que nos suene a ciencia ficción, la antimateria y las antipartículas que la constituyen se inventaron de una forma totalmente especulativa. De hecho el término se inventó primero para referirse a materia que era gravitacionalmente repulsiva. Es decir, supuestamente esta materia era idéntica a la materia que conocemos, sólo que en lugar de atraerse por gravedad, se repelería… por la gravedad. Pero esta materia concebida por William Hicks en 1880 se quedó simplemente en ficción. No hay ninguna teoría seria que la prediga, ni experimento en el que se haya sugerido su existencia.



La antimateria a la que nos referimos actualmente, fue sugerida en 1928 por uno de los más grandes físicos de todos los tiempos: Paul Dirac, quien en sus estudios teóricos de la mecánica cuántica relativista (digamos simplemente física teórica avanzada), encontró que debían existir una partículas que fueran iguales a los electrones, pero con carga eléctrica positiva… y si se encuentran con un electrón, se aniquilan los dos produciendo rayos gama muy energéticos.
La forma en que se generan los positrones, es (mire usted) por el proceso contrario al que se destruyen. Si se genera un rayo gama suficientemente energético, por un momento se genera un positrón y un electrón, pero inmediatamente se vuelven a encontrar y se aniquilan para dar lugar de nuevo al rayo gama. Este proceso está sucediendo constantemente cuando rayos cósmicos llegan a la atmósfera terrestre. Fue ahí donde Carl Anderson vio positrones por primera vez en 1932.
Publicar un comentario